Diente de León – Taraxacum officinale

otros nombres: achicoria amarga, achicoria amarilla, amargón

Uno de sus nombres está vinculado a las propiedades diuréticas de la planta: Pissenlit, en francés, o pixallits, en catalán.

Descripción y Hábitat

El diente de león crece en todas las zonas de clima cálido, semicálido, semiseco y templado, perfectamente en los lugares húmedos, en pastos y terrenos y hasta una altitud de 2000 metros. Se encuentra en praderas fértiles y bosques claros de suelos húmedos.

Es una planta vivaz, anual y perenne y pertenece a la familia de las compuestas.
La planta crece de 20 a 50 centímetros de alto, con raíz primaria larga- hasta 50 cm- y carnosa. Tiene hojas alternas lanceoladas y dentadas, con una nervadura central y roseta basal. Cuando florece, casi todo el año, produce unos cabillos sin hojas. Las inflorescencias amarillas brotan en el extremo de un escapo o pedúnculo hueco que al romperse emana un jugo lechoso amargo. La planta entera contiene este jugo. Toda la planta es amarga. El conjunto de los frutos forma una bola ligera cuyas semillas se desprenden y vuelan con el viento.

Composición

Hierba y raíz: Taraxacin (complejo amargo)- sustancia más importante de la planta, colina, fitosteroles (p.ej. Sitosterol, estigmasterol, taraxasterol, homotaraxasterol), taninos, flavonoides (antioxidantes, diureticos, antiinflamatorios,…..), resina, hierro

Las hojas proporcionan vitaminas A y C y alta cantidad de potasio.

Solo raíz: Inulina (2-40%- variable según la estación del año): cantidad máxima fines de verano o otoño- entonces hasta 40%, mucinas

Partes utilizadas

Toda la planta: se aprovechan las raíces, las hojas, los bohordos y las flores.

Modos de aplicación

  • En decocción o infusión
  • Tintura o tintura madre
  • Extractos
  • En polvo
  • Fresca en ensalada o batidos
  • En homeopatía
  • En forma de jarabes o vino medicinales
  • Preparaciones farmacéuticas como cápsulas

Cosecha

En primavera se recolectan las hojas. Las raíces se recolectan en primavera o a finales del verano/ otoño.

Propiedades

Estímula el hígado, el apetito, la producción de bilis (raíz) y es hepatoprotectora. Depura la sangre y sirve como laxante suave. Diurético (sobre todo las hojas)- El efecto diurético se debe al alto contenido en potasio de la hojas. Antiinflamatorio y antiespasmódico, hipoglucémico- actúa mediante la estimulación de las células betapancreáticas

Maria Treben recomienda: “Los diabéticos deben comer cada día unos 10 de los bohordos floríferos recién cogidos. Estos se lavan antes de quitarle la cabezuela de la flor y semascan espaciosamente. Al principio parecen un poco amargos, pero son muy tiernos yjugosos y es como si se comiera una hoja de endivia.”

Indicaciones

Disfunciones hepáticas y de la vesícula biliar, dispepsia, falta de apetito, diarrea, infecciones urinarias, previene los cálculos biliares, estreñimiento, edemas, retención de líquidos, hipertensión arterial.

Personas con cálculos biliares deberían saber que durante el tratamiento con diente de león, los cálculos pueden mover y desplazarse. Por eso deberían comunicarse con su médico antes de empezar con la toma. Previene la formación de cálculos nuevos porque aumenta el flujo biliar. No se sabe con certeza si el diente de león realmente disuelve cálculos ya existentes, pero muchas pacientes notan un mejoramiento de sus molestias.

Mejora el funcionamiento de todo el metabolismo. Así, es un remedio indicado contra las enfermedades metabólicas, como la gota, el reumatismo, la artrosis, el acné, la psoriasis y las alergias. En casos crónicos se recomiendan curas en primavera y otoño de 4 a 6 semanas de duración.

Ayuda a eliminar el exceso de hormonas a través del hígado, que provocan brotes de acné y trastornos como el síndrome premenstrual (SPM).

Diente de león tonifica la energía hepática, por eso se usa también para el cansancio (crónico) y la falta de Chi.

Uso tópico

Irritaciones cutáneas, eccemas, forúnculos, herpes, acné, psoriasis, para limpiar las impurezas de la piel.

En la cocina

Secar y tostar la raíz para reemplazar el café ayuda con los problemas de estreñimiento y otras afecciones digestivas.

Los botones que forman las cabezuelas, antes de abrirse las flores, se comen encurtidos en vinagre y sal, como las alcaparras y caparrones.
Se puede cultivar como hortaliza para ensaladas. Las plantas jóvenes se tratan como lechugas, cosechando sus hojas tiernas antes de la floración, que es cuando son menos amargas.

Precauciones

Puede provocar molestias intestinales y acidez y rara vez reacciones alérgicas.

Contraindicaciones

Por su efecto depurativo no conviene a las mujeres embarazadas o en etapa de lactancia, al igual que a los niños pequeños, ni a las pacientes con oclusión del conducto biliar, empiema vesicular o íleo obstructivo.

Puede potenciar la acción de otros diuréticos.

Como remedio diurético debe ser evitada en casos de cardiopatías o insuficiencia renal.

Signatura y Visión alquímica / Personalidad de la planta

La raíz es muy larga, mide hasta 50 cm. Nos ayuda a conectarnos con la tierra, a echar raíces.

La flor: En primavera existen prados enteros con miles de soles, que se cierran cuando empieza a llover o cuando el sol desaparece detrás de las nubes. Durante la maduración, las flores se transforman en bolas ligeras cuyas semillas se parecen a plumas que vuelan con el viento. Da flexibilidad, capacidad de transformarse y adaptarse a los cambios. Es lo contrario de la rigidez y de la fijación en estructuras y ideas fijas.

Esa flexibilidad se muestra tanto a nivel del metabolismo hepático como emocionalmente. Igual como el hígado tiene que enfrentarse a lo largo de una vida a miles de diferentes sustancias, nosotras también a menudo tenemos que adaptarnos a nuevas situaciones, repensar opiniones, renovar nuestra filosofía moral.

El diente de león ayuda a eliminar bloqueos emocionales como el miedo ante los cambios. También la rigidez en el pensamiento, y física y y ayuda en estados de estancamiento.

Dinamiza y regenera el metabolismo. Da fuerza y energía. Nos ayuda en temporadas y procesos de muchos cambios, que piden flexibilidad y adaptación.

Imagen: Dominio público – Wikipedia